Cajamadrid en el centro del huracán

Es difícil estos días hablar de asuntos financieros sin tener que hacerlo de la situación de Cajamadrid. Por ello, en ‘La Bolsa y la vida‘ de esta semana vamos a tratar este delicado asunto.

La crisis de las entidades financieras ha puesto en cuestión a nivel global el papel de los directivos de las mismas. A ello unimos que en España lleva años produciéndose una ‘invasión de políticos’ en los organos de dirección de las Cajas de Ahorro por su peculiar naturaleza jurídica. Bajo el paraguas de la ‘participación social’ y de la defensa del ‘interés general’, nos encontramos que las Cajas se han convertido en el retiro dorado de muchos políticos sin ninguna experiencia en el mundo financiero.

Lo que sucede en Cajamadrid es la punta del iceberg de un problema generalizado que está detrás de situaciones como las producidas en Caja Castilla-La Mancha y de la necesidad de reestructurar el sector debido a la mala gestión de los riesgos y de las inversiones realizadas durante estos años de bonanza.

Lo que se está produciendo desde hace meses en Cajamadrid, que arrecia cada día que pasa, no es más que la demostración empírica de que a nuestros políticos no les guía el interés general. ¿Ha pensado alguno de los protagonistas de esta pugna política en el daño que está haciendo a la cuarta entidad financiera española en volumen de activos? Es una pregunta retórica, pues todos conocemos las respuestas.

Mientras todo esto sucede, clientes y trabajadores de Cajamadrid asisten incrédulos al espectáculo, sin saber lo que hacer. ¿Estarán en riesgo mis ahorros? ¿Estará en riesgo mi puesto de trabajo? ¿Cuál es el futuro de la entidad? A esas preguntas es a las que deberían responder los responsables de este triste espectáculo y no a la de quién va a ser el próximo Presidente o cuántos cargos corresponderán a cada partido y sindicato en el próximo Consejo de Administración y demás organos directivos.

Como estamos en fecha de difuntos le dedicaremos un comentario a los ‘bonos de la muerte‘, producto financiero que renace de sus cenizas y que basa sus ganancias en que las personas que tengan contratado un seguro de vida fallezcan lo antes posible. Así está el mundo financiero.

Esta semana Pepa Fernández y su equipo se toman un descanso en sus viajes. El programa viajará el sábado 7 a Elche y el domingo 8 en la Institución Ferial Alicantina. Todos los contenidos de ‘No es un día cualquiera’ pueden ser consultados en su web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.