Credit Default Swap (CDS)

Lo primero es dar fe del error que cometí el pasado sábado: 25 millones de pesetas son 150.000 Euros y no millón y medio como dije. Gracias a los atentos escuchantes que se dieron cuenta del error, lo que demuestra, como digo muchas veces, que también me equivoco, como todo ser humano. Por tanto, vuelvo a insistirles que tanto lo que yo diga, como lo que oigan a otros ‘expertos’, verifíquenlo, sométanlo a la crítica y al sentido común.

Este espacio de ‘La Bolsa y la vida‘ lo vamos a dedicar a un producto que ocupa titulares en las noticias del mundo financiero: CDS (Credit Default Swap o Seguro contra riesgo de impago). Ya hice referencia a este producto, pero creo que merece la pena que le dediquemos un poco más de tiempo, tanto para saber lo qué es cómo para poner en evidencia que su compra-venta en mercados financieros no regulados lo están convirtiendo en protagonista en estos momentos. Momentos en los que se pone en duda la capacidad de algunos países, entre ellos España, para poder hacer frente al pago de su deuda.

Una persona tan conocida en el mundo financiero como Warren Buffet los ha denominado ‘armas de destrucción masiva’, y muchos otros se han decantado por pedir su prohibición. Los CDS tienen la función de proteger de las posibles pérdidas que puedan provocar los impagos de créditos pero, al convertirlos en ‘derivado financiero’, aumentan el riesgo de multiplicar las pérdidas en caso de impago.

La realidad es que el ‘beneficio‘ perseguido con la compra-venta de CDS por parte de las entidades financieras y de los inversores institucionales está basado en que la entidad o país que haya contraído una deuda asegurada con CDS tenga dificultades para hacer frente a la misma. Evidentemente para ‘maximizar beneficios‘ no se duda en recurrir a las ‘malas artes‘ (es necesario dramatizar la situación), aunque con ello se ponga en peligro el bienestar de miles o de millones de ciudadanos.

Ya dice el refrán que ‘a río revuelto, ganancias de pescadores‘: la difícil situación económica que atravesamos es el escenario perfecto para la actuación de los que anteponen el ‘beneficio de unos pocos‘ al ‘perjuicio de todos‘.

Todos los contenidos de ‘No es un día cualquiera‘ pueden consultarlos en su web y su Facebook (el que tiene la foto de Pepa en fondo rojo). El sábado 13 y el domingo 14 la ‘troupe viajera‘ se traslada al ‘Teatro Arriaga’ de Bilbao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.