¿Por qué los problemas de Grecia también son nuestros?

En otros espacios anteriores hemos citado los problemas que atraviesa la economía griega y su impacto en los mercados bursátiles y de deuda. Como no dejan de estar de actualidad, y las preguntas y dudas de los escuchantes se acumulan, volveremos a hablar de ellos en ‘La Bolsa y la vida‘.

Si algún tema ha marcado este primer trimestre del año en los mercados financieros, este ha sido el de la ‘crisis griega’. El peligro de bancarrota de Grecia se ha proyectado como una nueva amenaza para la estabilidad financiera europea, y algo así como un aviso de que la crisis financiero-económica continúa presente a pesar de algunos signos puntuales de recuperación.

No podemos olvidar que Grecia forma parte de la Unión Europea y del Euro, por lo que su ‘crisis’ también se convierte en la ‘crisis’ de los demás países con los comparte unión política y monetaria. De ahí las discusiones sobre su ‘salvamento’ desde el entorno europeo y el debate sobre la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI), o la creación de un Fondo Monetario Europeo para afrontar la misma. ¿Adónde miraban los políticos y expertos que ahora buscan soluciones, cuando Grecia ‘engañaba’ con sus estadísticas a Bruselas?

En el marco del modelo económico imperante el Euro está basado en una unidad de política monetaria, cuyo guardián es el Banco Central Europeo (BCE). Los países que forman parte de la moneda única, por no perder más competencias nacionales, prefirieron no avanzar en la unión de sus políticas económicas y fiscales. Las consecuencias de ello, las pagamos ahora, donde cada cual intenta salvar sus muebles, aunque sea a costa del mobiliario del vecino, pero con grave riesgo de que se caiga todo un edificio construido sobre débiles cimientos.

Esa es una de las razones por la que el problema de Grecia es ‘nuestro’ problema. Su bancarrota, posible para muchos expertos, supondría otra nueva crisis pues muchas entidades financieras acumulan millones de Euros de deuda soberana griega. En caso de impago de la misma, sus balances se verían gravemente afectados y la solvencia de algunas estaría en riesgo. Por ello, no solo es un problema europeo sino que es un problema global.

Además, en el caso de España, con la triple crisis que sufrimos (financiera global, inmobiliaria particular, y política por la mediocridad de los dirigentes del partido que gobierna y del principal partido de la oposición) que ha dado lugar a un rápido deterioro de nuestra imagen económica, los ojos de los analistas y de los especuladores nos miran con expectación para ver si somos los ‘próximos’. Formar parte de los denominados ‘PIGS’, junto a Italia, Portugal y Grecia, ayuda a esa percepción.

Este fin de semana el programa se emite desde los estudios, pero ‘No es un día cualquiera‘ continuará viajando en Abril: el 10 y 11 estará en Mora de Toledo, el 17 y 18 en Vitoria y el 25 en Madrid para celebrar ese domingo el programa número 1000. Como siempre toda la información la pueden encontrar en su web y en su Facebook (recuerden, el de la foto de Pepa con fondo rojo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.