Regreso a casa

Respetados seguidores de “No les digas a mi madre que trabajo en Bolsa”, el equipo de redacción os pedimos disculpas por la ausencia de información y de comentarios desde el 14 de julio, salvo la publicación de la entrevista a Paco Álvarez que el Periódico de Cataluña publicó el pasado mes de agosto. Nos hemos tomado unos días de asueto para “recargar pilas”, simplemente porque somos seres humanos y, respetando a las bitácoras que están constantemente en la vorágine informativa, consideramos que es necesario descansar.

Mientras “recargábamos pilas” hemos dedicado cierto tiempo a reflexionar sobre el futuro y el formato de esta bitácora. Presentaremos nuestras conclusiones en breve, sabiendo que, en cualquier caso, vamos a seguir dando nuestra opinión sobre las medidas económicas, vamos a seguir denunciando las tropelías que pueda cometer el sector de servicios financieros, vamos a seguir en la línea de describir, lo más simplemente posible, los mecanismos del modelo económico vigente, y vamos a seguir aportando nuestro “granito de arena” para que la ciudadanía tome conciencia de que es necesario cambiar dicho modelo por un MODELO CON ROSTRO HUMANO, sabiendo que no consideramos ser propietarios de la verdad pero si propietarios de nuestra verdad.

Por otro lado, la temporada 2012-2013 ha arrancado en RNE y Paco Álvarez estará presente, por décimo segundo año consecutivo, en el espacio “La Bolsa y la vida” del programa del fin semana “No es un día cualquiera”, dirigido por Pepa Fernández. Si tras todos estos años es motivo de alegría la continuidad en esa que consideramos nuestra casa, este año la alegría es aún mayor porque ha sido tortuoso el camino. Como hemos venido haciendo desde que esta bitácora existe describiremos los temas que serán tratados cada sábado, facilitaremos enlaces que complementen la información y pondremos a vuestra disposición las grabaciones de los espacios.

“El patio” socio-económico sigue embarrado en un contexto similar al de Julio: incertidumbres, recortes, vaivenes de la prima de riesgo, rescates, incremento del paro, “ventas de pieles de osos antes de haberlos cazado”, una Unión Europea que se parece cada vez más a la torre de Babel …y un amplio etcétera… todo dirigido por los poderes financieros que imponen su voluntad a los gobiernos y que les importa un bledo el bienestar de la ciudadanía. En Francia se utiliza la expresión “Avoir du pain sur la planche” que podemos traducir por “Queda mucha tela que cortar” o más libremente por “Tenemos mogollón de curro”… Pues eso…

¡Ah!… se nos olvidaba. Se incorpora Juan al Equipo de Redacción de “No le digas a mi madre que trabajo en Bolsa. Bienvenido a esta reconfortante y ardua tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.