Publicación del Informe del FMI

Esta semana en “La Bolsa y la vidavamos a continuar la descripción del Sistema Financiero Español. En la edición anterior no terminamos de describir los actores que participan en las Bolsas. Visto ya el papel de las empresas, nos queda ver el de los inversores, los intermediarios y el Gobierno. Con ellos cerraremos la primera caja, las de los mercados, que abrimos al iniciar la temporada.



Pedimos paciencia a aquellos, que por correo nos meten prisas para que describamos la función de los Bancos. No se preocupen, cuando llegue el momento, hablaremos de ellos.

La actualidad de la semana ha venido marcada por dos hechos: la publicación del Informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre las perspectivas de la economía mudial y la decisión de la agencia de rating Standard&Poors de acercar la calificación de la Deuda Pública española al nivel del “bono basura”.

En relación con el Producto Interior Bruto (PIB), el FMI ha pronosticado para España una caída mayor que la incluida por el Gobierno en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentado hace unos días. Ya dijimos que ese proyecto de Presupuestos “no tenía rostro humano”, pues no se preocupaba de las personas sino sólo de reducir el déficit público. Esta semana podemos decir que además parecen ser “papel mojado” pues están fundados en un cuadro macroeconómico que no creen los organismos internacionales ni los mercados. Mal panorama nos presentan para 2013: mayor empobrecimiento y más recortes.

Un hecho a destacar es que este Informe del FMI incide en algo que venimos repitiendo en “La Bolsa y la vida” desde hace un año: España, junto con otros países, necesitan más tiempo para cumplir el objetivo de reducir el déficit público al 3%. Veremos si los halcones del Banco Central Europeo, con el Bundesbank alemán a la cabeza, acaban de aceptar lo que el sentido común impone.

Para entender la importancia de la decisión tomada por Standard&Poors es necesario primero definir lo que se conoce como “bono basura” y cómo el acercarnos a esa calificación significa que cada vez tendremos más dificultad en colocar las emisiones de Deuda Pública, y que para hacerlo tendremos que subir muy mucho el tipo de interés que pagamos para la colocación de Letras, Bonos y Obligaciones.

La recomendación de esta semana está íntimamente ligada a la de la semana pasada. En el lateral derecho tienen anunciadas las Conferencias de Serge Latouche que tendrán lugar la semana que viene en Valencia, Barcelona y Madrid. Les recomendamos la lectura del libro de este autor, publicado por Icaria, “La sociedad de la abundancia frugal. Contrasentidos y controversias del Decrecimiento“.

Permitan que para despedirnos agradezcamos a Andreas la colaboración en la grabación de esta edición de “La Bolsa y la vida”. Nosotros, como él, seguimos sin entender por qué los hijos de ricos  tienen que ser ricos y los hijos de los pobres tienen que ser pobres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.