La ciudadanía lo puede todo

la-bolsa-y-la-vida-031112

la-bolsa-y-la-vida-031112


En “La Bolsa y la vida” proseguiremos con la descripción del Sistema Financiero Español. Hemos iniciado la explicación de los diferentes intermediarios financieros existentes. Esta semana le corresponde el turno a las Cooperativas de crédito y al Instituto de Crédito Oficial (ICO). Este último es un organismo público y una pieza muy importante del sistema por su papel en captar recursos financieros con la garantía del Estado para prestárselos fundamentalmente a empresas. En una pincelada lo podríamos describir como un banco público sin sucursales.

La bolsa y la Vida (03/11/12)

En cuanto a la actualidad informativa de la semana no podemos dejar pasar las declaraciones de la Ministra de Trabajo, Sra. Bañez, sobre los indicios de recuperación económica que sólo ella parece percibir. Declaraciones que contrastan con los informes publicados por diversos servicios de estudios que auguran un futuro nada halagüeño para la economía española en lo que queda de este año y en el siguiente, con un incremento de las cifras de desempleo.


Nos hemos referido en anteriores ocasiones a cómo los medios de comunicación, hijos del sistema económico vigente, nos hacen centrar nuestra atención en lo inmediato, dejando en un segundo plano lo cotidiano. Esta semana lo hemos constatado en las dos noticias centrales de la semana: los efectos de “Sandy” en la costa este de USA y la muerte de unas jóvenes en una fiesta en Madrid. Hechos dramáticos sin duda pero que, una vez más, han ocultado el drama cotidiano que viven millones de personas en el mundo y en España. Millones de personas condenadas al hambre en los denominados países pobres, millones de personas en España abocadas al desempleo, a la pobreza y a ser desahuciados de sus casas. Reflexionemos sobre ello, mientras nos solidarizamos con los afectados por “Sandy” y con las familias de las jóvenes fallecidas.


Nos dicen algunos de ustedes que lanzamos un mensaje muy pesimista. La verdad es que no somos nada optimistas en lo que nos puede deparar un sistema económico que tiene en sus genes crisis cíclicas como la actual. Pero somos tremendamente optimistas con las posibilidades de transformar ese sistema de “abajo a arriba”, con la suma de pequeñas acciones individuales que transformen nuestra realidad cotidiana y cercana. Ejemplos de ello hemos dado y seguiremos dando en esta bitácora.


Frente a los que usan el miedo como herramienta para paralizar a la ciudadanía y hacer que esta asuma como inevitable lo que no lo es, nosotros lanzamos un mensaje optimista: los ciudadanos lo pueden todo.


¿Cómo? Tomando iniciativas que sustituyan el ánimo de lucro por el bien común y la competencia por la cooperación. La ciudadanía lo puede todo, aunque quieran hacernos creer que no es así, para que el poder siga en la manos de los pocos que se benefician del sistema económico vigente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.