Corrupción


En “La Bolsa y la vida” hemos hablado como el dinero, que no es más que una herramienta, se convierte para muchas organizaciones y personas en el fin último de su existencia. Durante estos años de crisis hemos como la avaricia de unos pocos nos ha arrastrado a la mayoría.

No es un fenómeno nuevo, ni en la sociedad española ni en la sociedad global. Por desgracia convive con nosotros día a día, al igual que día a día conocemos casos de corrupción. ¿Pero cuál es la corrupción a la que nos referimos? Si consultamos el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, en su cuarta acepción, define corrupción en las organizaciones, especialmente en las públicas, como la práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores.

Cuando hablamos de corrupción, en la acepción anterior, suelen aparecer junto a ella otros términos de los que hemos hablado: dinero negro, paraísos fiscales, fraude fiscal, amnistía fiscal,… Términos todos ellos relativos a un sistema económico caduco pero que es el realmente existente. ¿Cuántas veces hemos escuchado decir a nuestros políticos comprometerse en acabar con la corrupción, con el dinero negro, con los paraísos fiscales y con el fraude fiscal? Palabras vacías y huecas, como se demuestra, día a día. No sólo no se toman medidas para acabar con estas lacras, sino que cada vez que aparece casos de corrupción, la ciudadanía asiste a un bochornoso espectáculo de no asunción de responsabilidades y del manido “tú más”.

Cuando las noticias meteorológicas nos hablan estos días de “ciclogénesis explosiva”, a nosotros se nos vienen a la cabeza esa vieja canción de Pablo Guerrero que decía que tiene que llover a cántaros para que nuestra casa se limpie.

También decía Pablo Guerrero que “…hay señales que anuncian que la siesta se acaba…”. Una de estas señales es la plataforma NITTÚA y su proyecto “OKONOMIA-Escuela Popular de Economía“. Como siempre les invitamos a conocer y a participar de estas iniciativas que van de “abajo a arriba”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.