Tenemos para rato

Quiero afirmar de entrada que no tengo nada en contra del señor Rodrigo Rato, en tanto que ser humano. Por defecto creo que es un ciudadano con conciencia, un buen padre de familia que maneja su patrimonio para que sus hijos puedan vivir sin problemas,  y una persona que tiene sentimientos, amigo sincero de sus amigos. Sin embargo, desde un punto de vista profesional tengo mis dudas, avaladas por los resultados que ha obtenido en sus últimas responsabilidades…cuyas consecuencias han arruinado a miles de familias que tenían confianza en él.

No sé por qué, quizás sea iluso, pero creo que cuando el señor Rodrigo Rato se mira al espejo por las mañanas, en algún momento, debe pensar que es responsable de la situación en la que se encuentran los ahorradores o empresarios que han perdido una parte, o todo su patrimonio,  por su culpa…aunque en algún lugar piense, para disculpar su conciencia,  que las decisiones que haya tomado le hayan sido impuestas…A título profesional es responsable de sus decisiones profesionales (perdón por el pleonasmo).

Su imagen se forjó como ministro de economía de un gobierno que se encontró con un ciclo de crecimiento económico en el que creo, con toda humildad,  que no era difícil obtener resultados. Después fue nombrado director de FMI, cargo en el que duró dos años, al parecer por problemas personales y/o familiares…a todos nos pueden ocurrir. Tras su dimisión como director del FMI diferentes entidades le cooptaron para ser asesor, entre ellas la Caixa y el Banco de Santander. Finalmente “aterrizó” como presidente de Caja Madrid y más tarde de Bankia. No creo que sea necesario describir los acontecimientos político-financieros que dieron lugar al aterrizaje porque se pueden encontrar en las hemerotecas.

Lo de Bankia no sé cómo calificarlo…¿El mayor fiasco del sector de servicios financieros español?…El actual ministro de economía, el señor de Guindos, lo ha calificado de engaño…luego yo no tengo que añadir nada más. 24.000 millones de euros para salvar a Bankia…ni más, ni menos…pero ¿Quién era presidente de Bankia cuando Bankia fue creada? ¿Quién nos vendió que la salida a Bolsa de Bankia era el “no va más”?. No fue el único…pero era el presidente de Bankia. ¿Cómo se llamaba y se llama?”: Rodrigo Rato.

Pues bien, después del fiasco de Bankia, que ha arruinado a miles de familias, al señor Rodrigo Rato se le nombró representante de Telefónica en el continente americano (remplazando al ilustre Undargarin) , y ahora el Banco de Santander nombra al señor Rodrigo Rato miembro del consejo de asesores internacionales.  ¿Cómo podemos calificar estos hechos?…repito… HECHOS…Que cada cual saque las conclusiones que estime conveniente. En lo que me concierne considero que estos hechos forman parte del conjunto de cosas que demuestran que nos toman el pelo de una forma cada vez más escandalosa…pero que, finalmente, aceptamos. ¿Qué hacemos para que esto cambie?. ¿Debemos llegar a la conclusión de que la sociedad en la que vivimos premia a aquellos profesionales que engañan y esquilman los ahorros de las familias?.  Somos los responsables de esta situación inadmisible. Yo el primero. Si no somos capaces de ser actores del necesario cambio TENEMOS PARA RATO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.