Economía social e inversiones socialmente responsables

Esta semana, tras una pequeña referencia a las noticias económicas repetitivas, hablamos de economía social y de inversiones socialmente responsables (ISR). Con respeto a las noticias económicas repetitivas, particularmente las relativas a las pensiones, volvemos a aconsejar a nuestros seguidores la lectura del documento  que publicamos a finales de septiembre pasado.

En lo que concierne la economía social y las iSR hemos considerado que era el momento de describir lo que esto significa, aunque muchos de los aspectos ligados a estos temas hayan sido tratados en todas las grabaciones en las que hablamos del modelo económico que va de abajo arriba, del modelo económico con rostro humano…o lo que es lo mismo, del modelo económico del bien común. Debemos felicitarnos por el hecho de cada vez se hable más de economía social y de ISR…y valga como prueba el informe publicado el domingo día 24 por 5DIAS y el suplemento económico semanal del País, pero también debemos ser conocedores de lo se hace realmente en torno a estos temas, tan necesarios para generar bienestar social. Mucho de lo que se hace, y sobre todo se dice, es puro “humo en los ojos”, y ello es así porque los que tienen actualmente las riendas del modelo económico vigente  son conscientes de que deben mostrar que se ocupan de aspectos muy sensibles para la ciudadanía, de hecho cada vez más sensibles en función de la situación económica a la que nos han llevado los principios del capitalismo salvaje. Hablemos pues de economía social, pero de la verdadera economía social, y hablemos de ISR, pero de la verdadera inversión socialmente responsable…y desenmascaremos a los impostores.

Como repetimos, y seguiremos repitiendo mientras nos dejen, no somos propietarios de la verdad, pero si somos propietarios de nuestro convencimiento de que es necesario difundir la cultura económico-financiera…para intentar no morir tontos. Para ello hay que describir, con palabras que todo el mundo entienda, los intríngulis existentes en el modelo económico que domina hoy el mundo. Pues eso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.