¡Viva Jordi Évole!

Sí, ¡Viva!…y por muchos años. En un país, España, donde la mediocridad impera (por favor leer lo que Forges ha escrito al respecto), pero también la corrupción y la mentira nos invaden, los medios de comunicación son los vehículos que hacen llegar a la ciudadanía las noticias generadas por los millones de eventos que acontecen en el mundo. Dichos medios están viviendo una revolución a partir del momento en el que la tecnología ha permitido que los medios “oficiales o clásicos”, se encuentren acompañados por webs, blogs, tuits, whatsapps, youtubes, y otros medios similares,  que demuestran a menudo que lo que se cuenta tiene otra realidad. En este contexto Jordi Évole ha demostrado ampliamente que existe otra forma de informar, de reflexionar sobre temas que inquietan a la ciudadanía, utilizando además un medio de comunicación “clásico” como es la televisión. Jordi, con sus colaboradores, se ha atrevido, como en otras muchas ocasiones,  a elaborar un guión sobre un tema que ha marcado la evolución democrática en España, tema sobre el que muchos españoles aún tienen dudas…y se ha liado “la marimorena”. Hay muchas formas de hacernos reflexionar sobre eventos importantes de nuestras vidas y, sobre el 23-F, creo que Jordi, con los que han aceptado colaborar con él, lo ha conseguido. Las reacciones a  “Operación Palace” lo demuestra. Me produce una sensación muy agradable la reacción de los periodistas “de la edad media del periodismo” que todavía se creen propietarios de la verdad y que, como no podía ser de otra forma, han criticado el documental de Jordi, sabiendo que muchos de ellos han difundido varias veces mentiras sin saber lo que difundían…pero dando lecciones de “honestidad informativa”. Gracias Jordi por hacernos reflexionar sobre la necesidad de separar la paja del grano. Existen centenas de informadores/periodistas que hacen su trabajo honestamente, son mayoritarios, pero los minoritarios ocupan los puestos que hoy en día deciden lo que se publica y cómo se publica. Tú has conseguido que las cosas se cuenten de otra forma y creo que la ciudadanía te lo agradece…aunque nos cuentes cosas que no corresponden a la realidad…pero, ¿Quién sabe lo que es la realidad?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.