La credibilidad del BCE, del FMI, de la OCDE, del gobierno…y de Perico el de los palotes

Como dice Juanjo Millás al inicio de una de sus columnas recientes en el País:  “Lo de la vuelta es un concepto retórico porque este año no nos hemos ido”. Hay muchas formas de interpretar estos propósitos. Consideramos que, en lo que concierne el contexto socio-económico-financiero, todo sigue igual, o peor para los que ya lo tenían mal… por lo que es cierto que…”no nos hemos ido”.

Decimos esto porque estos días pasados los informes sobre la posible evolución positiva de la economía española, vengan de donde vengan, son primos hermanos de los informes pre-veraniegos, y forman parte de una campaña de “machaque” a la que se le ve el plumero, cada día con más claridad. A lo mejor es que hay elecciones a la vuelta de la esquina…

Los organismos “sapientísimos” que publican dichos informes, sean nacionales o internacionales, o los que cuando tienen ante ellos una alcachofa que se parece a un micrófono halagan inmediatamente las medidas tomadas por el gobierno, aún no se han enterado, además de ser incongruentes e irresponsables, que existen hemerotecas, que se pueden comparar los informes o las declaraciones hechas hace tres meses, seis meses, un año…etc, y que dichos informes y declaraciones también se pueden comparar con los informes y cifras que publican otros organismos, muchos de ellos de corte socio-humanitario, que demuestran que “no es oro todo lo que reluce”, además de constatar el incremento del alejamiento entre la macro y la micro economía, y las desigualdades crecientes entre los pocos que cada vez tienen más y los muchos que cada vez tienen menos.

Ya sabemos que los anteriores propósitos van a ser tratados de “populistas” por los que defienden el modelo socio-económico vigente, pero no nos importa, al revés, como hemos tenido ocasión de decir hace meses es para nosotros un honor dado el significado que la Real Academia da del término “populista”.

Al parecer es populista demostrar que hace poco más de un año el FMI reconoció que se había equivocado en las medidas que había preconizado, e impuesto, para el primer rescate de Grecia. A pesar de esta equivocación, que no es nimia porque ha generado una enorme catástrofe humana en dicho país, el FMI sigue siendo una referencia en todo lo que escribe o dice…”Lo ha dicho el FMI”…y todos de rodillas…

Con respecto a España el FMI ha escrito en varios informes, y su directora lo ha confirmado en varias intervenciones, que había que continuar con las reformas, y que la clave para salir de la crisis era bajar los salarios y subir los impuestos, particularmente el IVA, “consejos” que comparten, como no podía ser de otra forma, los insignes expertos económicos de la Unión Europea. También se situó en esa línea la OCDE que, en un informe publicado hace un año alababa las reformas iniciadas por el gobierno español e insistía sobre la necesidad de bajar los salarios. Las familias españolas han podido constatar el éxito de estos “consejos” en su vida diaria (perdón por la ironía). Pero es que esta semana ha venido a España el secretario general de la OCDE, con un nuevo informe debajo del brazo, en el que se afirma que los salarios han bajado demasiado en España…¡Viva el vino y las mujeres!…dice un pasodoble de Manolo Escobar. Eso no es todo, el secretario general de la OCDE ha pronunciado una frase que escucharemos repetir a menudo: “En España hay que remplazar la cultura del ladrillo por la cultura del conocimiento, de la neurona”. ¿Neuronas?…¿Para que sirven las neuronas, si las tienen, de los directivos de organismos de referencia que se contradicen constantemente?. Todos estos organismos están repletos de expertos economistas que hacen cálculos increíbles sobre el anunciado “crecimiento” económico de España…pero el resultado es que no todos dan las mismas cifras, ni las mismas pautas, ni las mismas condiciones. ¿Por qué será?. Nosotros pensamos que es porque están desorientados, y se protegen con condicionales que, más tarde, les permitirán decir “No se ha producido lo que dijimos porque, como también dijimos, no ha ocurrido esto, lo otro, y lo de más allá”…¡Qué vergüenza!…por no decir otra cosa. Perico, el de los palotes, es capaz de decir lo mismo.

El BCE, muy inquieto por el peligro de la deflación, acaba de dar otra prueba de su “exquisito” saber hacer. Ha vuelto a bajar los tipos de interés…reconociendo directamente que lo que había hecho con anterioridad no había  servido para nada. ¡Viva el vino y las mujeres!…Mientras tanto una gran mayoría de hogares españoles se las tienen que arreglar como puedan. Lo que acabamos de decir se considera también populista.

Al parecer, es populista decir que, según Cáritas, Intermón Oxfam, la Cruz Roja, y otros más, casi 3 millones de niños se encuentran en España al borde de la pobreza.

Al parecer, es populista decir que más del 50% de jóvenes diplomados españoles no encuentran trabajo, porcentaje avalado por decenas de estudios.

Al parecer, es populista decir que hay en España casi dos millones de familias cuyos miembros están todos en paro.

Al parecer es populista decir que en España hay casi 800.000 hogares que no disponen de ningún ingreso.

Al parecer, es populista decir que se han hecho recortes en la sanidad y en la educación que tienen consecuencias dramáticas para miles de familias españolas.

Al parecer es populista decir que gracias a Cáritas, a Intermón Oxfam, a la Cruz Roja, al banco de alimentos, a decenas de ONG que se están ocupando de alojar, ayudar, o a alimentar a las familias, y gracias a la pensión de los abuelos, por pequeña que sea, las familias más necesitadas españolas están sobreviviendo.

Al parecer es populista decir que, según la Agencia Tributaria española, 443 personas declararon un patrimonio neto de más de 30 millones de euros en el año 2012, el doble de las personas que tenían esa cantidad cuando estalló la crisis…

Mientras tanto, y esto no es “al parecer”, los defensores del modelo económico vigente siguen, erre que erre, pretendiendo que todo va mejor…bueno, que todo va a ir mejor…”mañana se afeita gratis”…

Está claro, como decía Juanjo Millás, “este año no nos hemos ido de vacaciones”. Seguimos, y seguiremos igual, si no cambiamos el modelo socio-económico vigente, y si no echamos a todos los que desde hace décadas nos engañan. Es posible. Para hacerlo, olvídate del FMI, del BCE, de la OCDE y de todo lo que se les parece porque dentro de unos meses te dirán, sin pestañear, lo contrario de lo que te dicen hoy. Mira a tu alrededor…y actúa en tu entorno próximo. Puedes hacer más de lo que piensas. Más tarde llegarán elecciones, y tu verás lo que haces, pero mañana por la mañana ya puedes hacer algo que mejore tu entorno próximo, sin por ello olvidar que tu entorno próximo puede colaborar con otro entorno próximo, y así participar en una estructura que va de “abajo arriba”.

Buenas noches y buena suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.