La deuda y el déficit público de España

Como dijimos la semana pasada había que dejar pasar unos días para analizar con cautela lo que había pasado durante la misma en los mercados financieros respecto a la solvencia de la deuda española. Ahora que parece que la tempestad ha dado un respiro, aunque se mantienen nubarrones en el horizonte, haremos un repaso en ‘La Bolsa y la vida‘ de lo sucedido y de algunos conceptos básicos para entenderlo.

Ha llegado a hablarse estos días en términos que van desde ‘conspiración‘ a ‘especulación‘. La semana pasada utilicé la palabra ‘buitres’ para calificar algunos comportamientos de grandes fondos especulativos (hedge found), otros han utilizado el término de ‘tiburones‘, pero en todo caso coincidíamos en que se había producido ‘olor a sangre‘ y a su llamada acudían los de siempre: los que estuvieron en la génesis de la crisis financiera y que siguen campando a sus anchas por los mercados financieros.

Todo ello no nos debe llevar a olvidar que España vive una difícil situación socioeconómica por la conjunción de tres crisis: una económica financiera que afecta a nivel global, otra inmobiliaria que nos afecta de forma particular por haber basado en ella buena parte del crecimiento económico de la última década y por ende una política por la incapacidad de nuestros políticos en ponerse de acuerdo.

Esperemos que las iniciativas surgidas esta semana, incluida la participación del Rey, fructifiquen al final en un Pacto de Estado, como no nos cansamos de solicitar cada vez que tenemos oportunidad. Retomado el diálogo y el acuerdo social entre empresarios y sindicatos, solo queda que nuestros políticos asuman su responsabilidad, dejen al lado intereses partidistas, y pongan los intereses generales por encima de cualquier otra cosa. No es un ruego es una exigencia.

Por otra parte, la semana pasada anuncié que se había producido una sentencia de la Sala de los Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional respecto al caso Afinsa-Fórum Filatélico. Para no extenderme mucho, tomo prestado, de nuevo, lo escrito por Fernando Zunzunegui, prestigioso abogado mercantilista y profesor universitario: “…cualquiera podrá a partir de ahora dedicarse a negocios análogos sin correr el riesgo de verse molestado por los supervisores financieros”. En definitiva, que la Audiencia Nacional la ha ‘liado parda’.

Este sábado haré doblete pues participaré en la ‘Tertulia‘ que versará sobre los funcionarios.

Toda la información sobre ‘No es un día cualquiera‘ la pueden obtener a través de su web y de su Facebook. El próximo fin de semana, 20 y 21 de Febrero, el programá viajará a Cazorla (Jaén), desde cuyo ‘Teatro de la Merced‘ se emitirá en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.