Cinco preguntas antes de comprar participaciones preferentes

Ante el interés que han suscitado, reproduzco los consejos en forma de preguntas que deben realizarse antes de comprar participaciones preferentes de cualquier entidad que las ofrezca.

El autor de estas ‘cinco preguntas’ es Miquel Roig, periodista del diario económico ‘Expansión‘, y fueron publicadas el pasado 22 de Mayo en su blog ‘El valor del dinero‘. Quiero felicitar a Miquel por la claridad de su exposición y por lo acertado de sus consejos… y recordarles, como él hace, que “no compre sin saber lo que está comprando realmente.”

Por mi parte solo añadir una cuestión: las inversiones en participaciones preferentes no están cubiertas por el Fondo de Garantía correspondiente.

¿Pensando en comprar participa- ciones preferentes? Cinco preguntas que debe hacer antes de dar el OK

Caja Madrid y La Caixa han anunciado formalmente su campaña de colocación de participaciones preferentes entre minoristas, con la que cada una pretende captar 1.500 millones de euros de sus clientes. Y, si es posible, 500 millones más en el caso de la catalana y 1.500 millones más en el de la madrileña. No son los únicos, ojo. También lo han hecho recientemente bancos como BBVA, para captar capital, o Santander, para compensar a sus clientes estafados por Madoff.

En cualquier caso, lo importante no es quién lo emite, sino cómo se vende habitualmente este producto. Si entra en cualquier banco o caja que esté colocando preferentes, no solamente en estas dos entidades, le ofrecerán un producto maravilloso con un tipo de interés magnífico (un 5, 6, 7 por ciento los primeros años). Después, le dirán que los años siguientes le abonarán euribor más un diferencial (3, 4, 5 por ciento…). Probablemente le instarán a que compare esas súper-rentabilidades con las de los depósitos a plazo (2%, 3%, a lo sumo). Luego le comentarán que para recuperar el dinero no se preocupe, que la entidad se reserva la opción de recomprar los títulos a los cinco años. Y que si lo necesita antes, también puede vender esos títulos en un mercado secundario. Que ellos se encargarán de todo.

Pues bien, éste es el arsenal de cuestiones que debe llevar usted preparado.

PRIMERA PREGUNTA QUE DEBE HACERLE AL COMERCIAL: ¿Cobraré seguro ese cupón del 6% ó 7% y los sucesivos de euribor más equis? No le puede decir que sí. Ese cupón solo se cobrará si la entidad tiene beneficios. Si el comercial insiste, dígale que le enseñe la parte del contrato en la que aparece eso por escrito.

SEGUNDA PREGUNTA QUE DEBE HACERLE AL COMERCIAL: ¿Seguro que podré recuperar mi inversión a los cinco años de forma irrevocable? Si le dice que sí, se estará equivocando. El banco simplemente se reserva la opción de amortizar esa deuda a los cinco años, pero no tiene ninguna obligación de hacerlo. De hecho, si las cosas van mal dadas y la situación económica no mejora, hay riesgo de que la entidad decida no amortizarlas. Como ya ha sucedido en alguna ocasión.

TERCERA PREGUNTA QUE DEBE HACERLE AL COMERCIAL: Si quiero vender esos títulos en el mercado secundario antes de cinco años -porque necesite el dinero, por ejemplo-, ¿recuperaré seguro el 100% de lo invertido? De nuevo, no le podrá decir que sí, ya que esos títulos, una vez salgan a cotizar al mercado perderán buena parte de su valor. Últimamente, los bancos han estado recomprando participaciones preferentes a sus clientes a un 30% o un 40% de su valor inicial. Además, es un mercado poco líquido y nadie le garantiza que vaya a haber un comprador. El comercial tal vez le diga que no se preocupe, que en caso de necesitar ese dinero, la entidad se comprometerá a recomprarle esa participación si usted quiere. En ese caso, pídale que se comprometa a ello por escrito, porque los contratos estándar de este tipo de activos eximen a la entidad de cualquier obligación.

CUARTA PREGUNTA QUE DEBE HACERLE AL COMERCIAL: En caso de impago de la entidad, ¿en qué lugar jerárquico están los titulares de participaciones preferentes? La única respuesta que le puede dar es la de “en penúltimo lugar”, solamente por delante de los accionistas y por detrás del resto de tenedores de deuda. Es decir, que en caso de liquidación, usted es el penúltimo para recuperar su dinero.

QUINTA Y ÚLTIMA PREGUNTA QUE DEBE HACERLE AL COMERCIAL: ¿Esto de las participaciones preferentes no es una deuda perpetua que usted contrae conmigo y que, si no quiere, no tiene ninguna obligación de devolverme? Solamente le puede decir que así es. Le dirá que no se preocupe, que seguro que se amortizará a los cinco años. De nuevo, pida un compromiso por escrito de todo eso. Si no, donde dijeron digo, dentro de cinco años podrán decir diego. Y usted, no podrá reclamar nada.

Si usted está de acuerdo en asumir esos riesgos, no lo dude, las participaciones preferentes son el producto con la mejor rentabilidad que existe ahora en el mercado. Pero eso sí, no compre sin saber lo que está comprando realmente.

De todas formas, que los bancos y cajas no se preocupen. No tendrán ningún problema en colocar miles de millones en preferentes entre sus clientes. La persuasividad de su red de ventas hará todo el trabajo. De hecho, probablemente ya tengan la mitad hecho.

Y así nos luce el pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.