Dinero, educación, y valores

El año 2014 está a punto de acabar y el dios Dinero ha sido un año más el eje principal en torno al cual el planeta Tierra gira. Estamos todos drogados por el dinero porque, entre otras cosas, nos han educado desde pequeños con la fórmula “dinero = felicidad” que, por pura deducción, se ha convertido en “más dinero = más felicidad”.

Un año más vamos a asistir al espectáculo en el que los medios de comunicación repartirán medallas a los países cuyo PIB haya crecido y a las empresas que hayan tenido más beneficios y pondrán orejas de burro a los países cuyo PIB haya bajado y a las empresas cuyo beneficio haya disminuido. Pero, ¿Cómo se miden el PIB y el beneficio empresarial? Unicamente con el dinero. Ello hará que, por aplicación de la formula citada anteriormente, una gran mayoría de subconscientes lleguen automáticamente a la conclusión de que las personas que viven en los países que han incrementado su PIB, y las personas que trabajan en las empresas que han aumentado su beneficio, sean más felices. Pero, ¿Traduce el incremento del PIB que dicho país es una democracia o una dictadura? No. ¿Traduce el incremento del PIB que en dicho país existe discriminación racial o sexista? No. ¿Traduce el aumento del beneficio empresarial que la empresa utiliza mano de obra infantil, o que remunera igualmente a una mujer y a un hombre por un mismo puesto de trabajo, o que envenena el medioambiente, o que utiliza paraísos fiscales? No, no, no y no. Lo único que traducen el PIB y el beneficio empresarial es que hay más o menos pasta, el resto, al parecer, nos da igual ¿Y qué es el resto? Pues los valores como la dignidad humana, la solidaridad, la democracia, la transparencia, la empatía, el respeto del medio ambiente etc… que, evidentemente, no se miden con dinero, sabiendo además que estos valores no forman parte de la educación que dan las familias, ni los que se enseñan en la educación primaria, ni en la secundaria, ni en la universitaria. Los que no estén convencidos de esto que miren los programas educativos. ¿Son compatibles estos valores con la existencia del dinero?. Mi respuesta es sí, en la medida en la que utilizamos el dinero como herramienta y no como un fin, es decir, no el dinero por el dinero, como desgraciadamente funciona el modelo económico actual.

LA EDUCACIÓN, y lo escribo voluntariamente en mayúsculas, es la base de todo, y los que creamos que esta sociedad debe cambiar su modelo económico debemos trabajar para que dicha educación esté dirigida por valores, utilizando el dinero como herramienta.

En este período del año se envían millones de felicitaciones y se desea lo mejor a familiares y amigos. Los que hacen que esta web exista no podemos por menos que desear lo mejor a nuestros seguidores, pero no solamente ahora, deseamos lo mejor a nuestros seguidores durante el año y durante muchos años. Por ello proponemos que reflexionemos sobre la descripción que hace Quino sobre la educación.

Felices navidades y feliz 2015, a la espera de que el 2015 sea un año en el que podamos empezar a cambiar lo que describe Quino.

 

Buenas noches…y buena suerte

Paco Álvarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.