La bolsa y la Vida

Bitácora de divulgación de la cultura financiera y bursátil

Educación Financiera y Educación para el Consumo Responsable

En el inicio de esta novena temporada de ‘La Bolsa y la vida‘ queremos insistir en nuestra apuesta por la difusión de la cultura financiera entre la ciudadanía. Ese ha sido el objetivo de este espacio desde su inicio y lo seguirá siendo en el futuro. Es verdad que en estos años ha ido calando el mensaje y son cada vez más la iniciativas en ese sentido, tanto desde el ámbito público como del privado.

Consecuencia de ello es que en este curso escolar la educación financiera va a formar parte de los contenidos de la Educación Secundaria por primera vez. Es verdad que será en pocos centros y que afectará a pocos alumnos, al ser una experiencia piloto, pero que se extenderá en años siguientes al conjunto de alumnos de Secundaria. Esta iniciativa es fruto del ‘Plan de Educación Financiera‘ suscrito por el Ministerio de Educación, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Lo reclamamos durante años y nos congratulamos que se ponga en marcha.

Vamos a iniciar la temporada presentado un proyecto online de Educación para el consumo, con la participación de 27 países de la UE y financiado por la Comisión Europea, que ofrece unos módulos interactivos con información sobre derechos, servicios y recursos didácticos para un consumo responsable. Su nombre es ‘DOLCETA’.

Según sus creadores, “los materiales elaborados están pensados para ser utilizados por todas las personas interesadas en la educación para el consumo: profesionales de los servicios públicos de consumo, asociaciones de consumidores, docentes de primaria, secundaria y personas adultas, educadores, familias y población en general.”

Les animamos a conocer, a utilizar, y a difundir ‘DOLCETA’.

‘No es un día cualquiera’ inicia su undécima temporada este fin de semana,17 y 18 de Julio 11 y 12 de Septiembre, en Albacete. Como siempre toda la información sobre el programa la pueden encontrar en la web y en Facebook.

27 COMENTARIOS

  1. maq, lee a Silvio Gesell, si no lo has leído ya. O, al menos, a Magryt Kennedy, que resume con sencillez las claves de “el orden económico natural” de Gesell. POrque lo que estás diciendo, es en muchos aspectos (si no todos) teoría monetaria y económica de Gesell.
    También desconozco tu grado de profundidad del sistema monetario actual, en sus implicaciones también bancarias en cuanto crediticias, pero me permito sugerirte un material que quizá (quizá no) te supla ciertas carencias de información:

    1) Investigué todo lo profundamente que pude toda esta cuestión después de visionar este documental (duración: 50 min):
    http://video.google.es/videoplay?docid=297944284192645565#

    2) Informe Verdad sobre el sistema monetario y crediticio:

    http://dl.dropbox.com/u/2142067/VERDAD%20sobre%20el%20SISTEMA%20MONETARIO.pdf
    si tienes algún problema con este enlace, entonces prueba este: https://www.sugarsync.com/pf/D418999_6444462_96520

    3) Para profundizar en el tema, con una perspectiva histórica y genealógica de la cuestión, el valiosísimo documental “the money masters”, con subtítulos al español (tiempo total de visionado: 3h30) :
    http://video.google.es/videoplay?docid=-3875233811701164099# (parte 1)
    http://video.google.es/videoplay?docid=-3875233811701164099#docid=-2183251855920710148 (parte 2)

    4) Libro “imprescindible” (aunque por supuesto mucho mejor sería leerse “el orden económico natural” de Silvio Gesell):
    “Dinero sin inflación ni tasas de interés” Magrit Kennedy.
    Libro corto, claro y conciso, y fácil de leer, comprender y asimilar. Muy muy bien hecho en eso, porque cosas “complejas” las expone magistralmente bien de forma super clara.
    Por 13 € te llega a tu casa, a través de la página de Iberlibro:
    http://www.iberlibro.com/servlet/SearchResults?kn=dinero+sin+inflacion+ni+tasas+de+interes&sts=t&x=0&y=0

    5) Continuación de “el dinero es deuda”. El dinero es deuda 2.
    http://www.youtube.com/watch?v=MOqEn0CN0rQ&feature=player_embedded

    Saludos

    Eladio

  2. maq, lee a Silvio Gesell, si no lo has leído ya. O, al menos, a Magryt Kennedy, que resume con sencillez las claves de “el orden económico natural” de Gesell. POrque lo que estás diciendo, es en muchos aspectos (si no todos) teoría monetaria y económica de Gesell.
    También desconozco tu grado de profundidad del sistema monetario actual, en sus implicaciones también bancarias en cuanto crediticias, pero me permito sugerirte un material que quizá (quizá no) te supla ciertas carencias de información:

    1) Investigué todo lo profundamente que pude toda esta cuestión después de visionar este documental (duración: 50 min):
    http://video.google.es/videoplay?docid=297944284192645565#

    2) Informe Verdad sobre el sistema monetario y crediticio:

    http://dl.dropbox.com/u/2142067/VERDAD%20sobre%20el%20SISTEMA%20MONETARIO.pdf
    si tienes algún problema con este enlace, entonces prueba este: https://www.sugarsync.com/pf/D418999_6444462_96520

    3) Para profundizar en el tema, con una perspectiva histórica y genealógica de la cuestión, el valiosísimo documental “the money masters”, con subtítulos al español (tiempo total de visionado: 3h30) :
    http://video.google.es/videoplay?docid=-3875233811701164099# (parte 1)
    http://video.google.es/videoplay?docid=-3875233811701164099#docid=-2183251855920710148 (parte 2)

    4) Libro “imprescindible” (aunque por supuesto mucho mejor sería leerse “el orden económico natural” de Silvio Gesell):
    “Dinero sin inflación ni tasas de interés” Magrit Kennedy.
    Libro corto, claro y conciso, y fácil de leer, comprender y asimilar. Muy muy bien hecho en eso, porque cosas “complejas” las expone magistralmente bien de forma super clara.
    Por 13 € te llega a tu casa, a través de la página de Iberlibro:
    http://www.iberlibro.com/servlet/SearchResults?kn=dinero+sin+inflacion+ni+tasas+de+interes&sts=t&x=0&y=0

    5) Continuación de “el dinero es deuda”. El dinero es deuda 2.
    http://www.youtube.com/watch?v=MOqEn0CN0rQ&feature=player_embedded

    Saludos

    Eladio

  3. Luisen: Hablas de corrupción, como algo ligado a una banca nacionalizada… ¿Pero no la hay en la Banca privada?…
    Esas “informaciones privilegiadas”, que favorecen la ingeniería financiara como el arte de la estafa, el descarado control sobre los medios de comunicación, los fondos para precisamente corromper a los políticos que tan dócilmente privatizan lo que era público, ¿De donde salen?…
    O eres un cretino, que no se entera de la misa la media, o un mercenario al servicio de grupo de “financieros” que están a explotar a la sociedad de forma despiadada…

  4. Luisen: Hablas de corrupción, como algo ligado a una banca nacionalizada… ¿Pero no la hay en la Banca privada?…
    Esas “informaciones privilegiadas”, que favorecen la ingeniería financiara como el arte de la estafa, el descarado control sobre los medios de comunicación, los fondos para precisamente corromper a los políticos que tan dócilmente privatizan lo que era público, ¿De donde salen?…
    O eres un cretino, que no se entera de la misa la media, o un mercenario al servicio de grupo de “financieros” que están a explotar a la sociedad de forma despiadada…

  5. Luisen: La petulancia sólo sirve para ocultar la verdad,y revela una falta de argumentos para justificar actitudes… En tus “razonamientos”, no hay nada consistente… Tu argumento sobre lo mala que puede ser una “nacionalización” de la banca, sólo revela tu servilismo hacia una forma injusta de gobernar el mundo… Es evidente que nada se te puede decir: No hay peor ciego, o peor sordo, que el que no quiere ver, o el que no quiere oír… O ambas cosas.

  6. Luisen: La petulancia sólo sirve para ocultar la verdad,y revela una falta de argumentos para justificar actitudes… En tus “razonamientos”, no hay nada consistente… Tu argumento sobre lo mala que puede ser una “nacionalización” de la banca, sólo revela tu servilismo hacia una forma injusta de gobernar el mundo… Es evidente que nada se te puede decir: No hay peor ciego, o peor sordo, que el que no quiere ver, o el que no quiere oír… O ambas cosas.

  7. Luisen: la pedantería no sirve para resolver problemas, pero si para ocultarlos. Siento no encontrar nada útil en tus comentarios, en los que sólo percibo una preocupación por ocultar los detalles de una situación que solo beneficia a muy pocos, a costa de las mayorías…
    Descalificar sin más una posible nacionalización de la Banca, es simplificar una solución sin ofrecer otra alternativa… ¿Corrupción?… ¿Es que en la banca privada no la hay, además de abusos y una descarada prepotencia que está destruyendo la economía que debería aplicarse en beneficio del conjunto de la sociedad?…
    Está claro que ningún razonamiento servirá para Luisen se “entere” de la realidad de las cosas… No hay peor ciego, o peor sordo, que el que no quiere ver, o no oir…

  8. Luisen: la pedantería no sirve para resolver problemas, pero si para ocultarlos. Siento no encontrar nada útil en tus comentarios, en los que sólo percibo una preocupación por ocultar los detalles de una situación que solo beneficia a muy pocos, a costa de las mayorías…
    Descalificar sin más una posible nacionalización de la Banca, es simplificar una solución sin ofrecer otra alternativa… ¿Corrupción?… ¿Es que en la banca privada no la hay, además de abusos y una descarada prepotencia que está destruyendo la economía que debería aplicarse en beneficio del conjunto de la sociedad?…
    Está claro que ningún razonamiento servirá para Luisen se “entere” de la realidad de las cosas… No hay peor ciego, o peor sordo, que el que no quiere ver, o no oir…

  9. Bufffff!, Brrrrr!, Baaaah!…estos, y otros comentarios parecidos son los que se pueden hacer a los que no dan su nombre y apellidos cuando expresan sus opiniones en un blog que tiene autor y da su nombre y apellidos. Discrepar puede ser enriquecedor. Hacerlo anonimamente es una cobardía que, de entrada, descalifica a quien discrepa. Está claro, que el tal Luisen siga rebuznando…al parecer es lo único que sabe hacer…

  10. Bufffff!, Brrrrr!, Baaaah!…estos, y otros comentarios parecidos son los que se pueden hacer a los que no dan su nombre y apellidos cuando expresan sus opiniones en un blog que tiene autor y da su nombre y apellidos. Discrepar puede ser enriquecedor. Hacerlo anonimamente es una cobardía que, de entrada, descalifica a quien discrepa. Está claro, que el tal Luisen siga rebuznando…al parecer es lo único que sabe hacer…

  11. Buffff, qué tedio: me basta leer términos como “el sistema”, “esta 'guerra'” o “verdad incuestionable” para que me dé mucha pereza leer un artículo y sus comentarios. No te digo cuando a alguien se le ocurre volver sobre el tema de las nacionalizaciones de la banca, demostrando una profunda ignorancia acerca de lo que han deparado procesos del mismo tenor en el pasado (bastaría con que leyese un poco acerca de la llevada a cabo por el impresentable Mitterrand a principios de los años 80): básicamente, corrupción a gran escala.
    En fin, se comprueba que hay quién sigue creyendo en milagros, mientras se lamenta de que no haya alternativas al neoliberalismo. Haberlas, haylas, por supuesto, pero, por favor, no las busquen fuera del capitalismo (término que debería emplearse en plural, por cierto) o podemos ponernos a temblar. ¿O acaso piensan ustedes volver al régimen de aldea, con el huerto y las gallinas? No es mala opción, pero me temo que incompatible con el uso de sus portátiles.

  12. Buffff, qué tedio: me basta leer términos como “el sistema”, “esta 'guerra'” o “verdad incuestionable” para que me dé mucha pereza leer un artículo y sus comentarios. No te digo cuando a alguien se le ocurre volver sobre el tema de las nacionalizaciones de la banca, demostrando una profunda ignorancia acerca de lo que han deparado procesos del mismo tenor en el pasado (bastaría con que leyese un poco acerca de la llevada a cabo por el impresentable Mitterrand a principios de los años 80): básicamente, corrupción a gran escala.
    En fin, se comprueba que hay quién sigue creyendo en milagros, mientras se lamenta de que no haya alternativas al neoliberalismo. Haberlas, haylas, por supuesto, pero, por favor, no las busquen fuera del capitalismo (término que debería emplearse en plural, por cierto) o podemos ponernos a temblar. ¿O acaso piensan ustedes volver al régimen de aldea, con el huerto y las gallinas? No es mala opción, pero me temo que incompatible con el uso de sus portátiles.

  13. de Gregorio.

    En nombre de la redacción de ‘No le digas a mi madre que trabajo en Bolsa’ le solicito disculpas por lo sucedido. Si usted quiere creer que se le ha censurado, está en su derecho, pero lo sucedido es más simple: la nueva herramienta antispam de Blogger ha detectado un texto similar enviado varias veces y ha procedido a borrarlo de forma automática y enviarlo a la bandeja de Spam.

    En caso de decidir usted enviarnos nuevos comentarios, le pedimos un poco de paciencia: el sistema de publicación es automático y necesita un tiempo para actualizar la lista de los últimos comentarios.

    En todo caso, le rogaríamos que en caso de dudas o problemas se ponga en contacto con la redacción, antes de hacer juicios de valor como los que hace.

    Un saludo.

  14. Honestamente me sorprende que por segunda vez me hayáis borrado la aportación que como complementaria a la enviada el día 13 de los corrientes os remití el día 14. Y me asombra porque con ello no creo haber traansgredido los principios que este moderador (y por extensión, cualquier otro que pudiera apreciarse) habría de requerir en la confección de estos comentarios.
    Siento vergüenza ajena que por la incompetencia operativa que he encontrado en esta bitácora, mis contactos con Francisco Álvarez se hayan ido al garete.

    de Gregorio

  15. Vuelvo a insertar el correo que envié anoche a esta bitácora; que vi reflejado en la misma minutos después y que a esta hora ha desaparecido.
    Ruego me comuniquen las razones, si es que creen que existe alguna que justifique su desaparición.
    Como podrán observar este correo debería figurar antes del que os envié el día trece de los corrientes.
    No acostumbro escuchar el programa de Pepa Fernández, pero alguien muy allegado a mí me habló de tus charlas sobre economía, de tu bitácora y de la idoneidad de que me pusiera en contacto contigo al objeto de buscar repelentes con los que evitar los tiburones; y entrando en la misma me topé (en el sentido más cervantino del término) con El Informe Lehman.
    Como se expone en este artículo, lo ocurrido (como un exquisitez en su versión más degradante de lo que ocurrió en 1929), ha sido algo sobradamente conocido y tolerado por lo que eufemísticamente conocemos como Administración. Por una parte, por la falta de moral, por no decir por la corrupción, que es moneda de cambio en una parte significativa de las entidades gubernamentales; por otra, porque las dimensiones adquiridas por el Capital, así como la maniobrabilidad que sus gestores han desarrollado (o mejor dicho, han sabido imponer) en función de su poder, escapa al control de unos países que con respecto al mismo se han convertido en gnomos.

    A este respecto saco a colación un pasaje que inmortalizó el inolvidable Ortega. Se refiere a aquel gitano que se fue a confesar; pero el cura, precavido, comenzó por preguntarle si sabía los mandamientos. A lo que el gitano contestó. Misté padre; yo loh iba aprendé, pero he oido un run run que lohs iban a quitá. ¿No es ésta la situación presente en el mundo? Corre el run run de que ya no rigen los mandamientos… (fin de la cita)

    /./././.

    O lo que viene a ser lo mismo, la moral, la ética y la estética, no digo que estén en

  16. ëste precede al insertado con anterioridad,

    No acostumbro escuchar el programa de Pepa Fernández, pero alguien muy allegado a mí me habló de tus charlas sobre economía, de tu bitácora y de la idoneidad de que me pusiera en contacto contigo al objeto de buscar repelentes con los que evitar los tiburones; y entrando en la misma me topé (en el sentido más cervantino del término) con El Informe Lehman.
    Como se expone en este artículo, lo ocurrido (como un exquisitez en su versión más degradante de lo que ocurrió en 1929), ha sido algo sobradamente conocido y tolerado por lo que eufemísticamente conocemos como Administración. Por una parte, por la falta de moral, por no decir por la corrupción, que es moneda de cambio en una parte significativa de las entidades gubernamentales; por otra, porque las dimensiones adquiridas por el Capital, así como la maniobrabilidad que sus gestores han desarrollado (o mejor dicho, han sabido imponer) en función de su poder, escapa al control de unos países que con respecto al mismo se han convertido en gnomos.

    A este respecto saco a colación un pasaje que inmortalizó el inolvidable Ortega. Se refiere a aquel gitano que se fue a confesar; pero el cura, precavido, comenzó por preguntarle si sabía los mandamientos. A lo que el gitano contestó. Misté padre; yo loh iba aprendé, pero he oido un run run que lohs iban a quitá. ¿No es ésta la situación presente en el mundo? Corre el run run de que ya no rigen los mandamientos… (fin de la cita)

    /./././.

  17. ./././

    O lo que viene a ser lo mismo, la moral, la ética y la estética, no digo que estén en entredicho; digo que resultan antiguallas en unas sociedades en las que todo vale. El progreso está fundamentado en la existencia de una evolución; pero cuando esta evolución conlleva la dejación de todos los valores que consuetudinariamente le hemos venido otorgando al progreso, el progreso deviene involución. Es lo que hemos estado viendo en los últimos treinta años. Después de un largo período en el que, merced a unas políticas sociales se mejoraron substancialmente las confrontaciones entre las empresas y los asalariados, surgieron unos iluminados que postularon el retorno de aquel laissez-faire que fue el mascarón de proa de la vieja revolución industrial. El resultado ha sido el que estamos padeciendo. La libertad se ha convertido en patrimonio de aquéllos que pudieran imponerla. Y ésta no se impone. Se consigue teniendo en cuenta la libertad de los demás. No es por tanto de extrañar que como consecuencia de un neoliberalismo que ha llegado incluso a subvertir los poderes del Estado (y que al mismo tiempo demanda de éste la protección de lo que en ellas se ha conseguido), el hombre haya dejado de creer en sus políticos, en su modelo económico-social y en función de la propia degradación de los valores, hasta en su propia capacidad para desembarazarse de las secuelas que él mismo acostumbra generar. Así no es que sea difícil vivir en sociedad; así es que la sociedad ha dejado de existir.
    de Gregorio

  18. No acostumbro escuchar el programa de Pepa Fernández, pero alguien muy allegado a mí me habló de tus charlas sobre economía, de tu bitácora y de la idoneidad de que me pusiera en contacto contigo al objeto de buscar repelentes con los que evitar los tiburones; y entrando en la misma me topé (en el sentido más cervantino del término) con El Informe Lehman.
    Como se expone en este artículo, lo ocurrido (como un exquisitez en su versión más degradante de lo que ocurrió en 1929), ha sido algo sobradamente conocido y tolerado por lo que eufemísticamente conocemos como Administración. Por una parte, por la falta de moral, por no decir por la corrupción, que es moneda de cambio en una parte significativa de las entidades gubernamentales; por otra, porque las dimensiones adquiridas por el Capital, así como la maniobrabilidad que sus gestores han desarrollado (o mejor dicho, han sabido imponer) en función de su poder, escapa al control de unos países que con respecto al mismo se han convertido en gnomos.

    A este respecto saco a colación un pasaje que inmortalizó el inolvidable Ortega. Se refiere a aquel gitano que se fue a confesar; pero el cura, precavido, comenzó por preguntarle si sabía los mandamientos. A lo que el gitano contestó. Misté padre; yo loh iba aprendé, pero he oido un run run que lohs iban a quitá. ¿No es ésta la situación presente en el mundo? Corre el run run de que ya no rigen los mandamientos… (fin de la cita)

    /./././.

  19. No acostumbro escuchar el programa de Pepa Fernández, pero alguien muy allegado a mí me habló de tus charlas sobre economía, de tu bitácora y de la idoneidad de que me pusiera en contacto contigo al objeto de buscar repelentes con los que evitar los tiburones; y entrando en la misma me topé (en el sentido más cervantino del término) con El Informe Lehman.
    Como se expone en este artículo, lo ocurrido (como un exquisitez en su versión más degradante de lo que ocurrió en 1929), ha sido algo sobradamente conocido y tolerado por lo que eufemísticamente conocemos como Administración. Por una parte, por la falta de moral, por no decir por la corrupción, que es moneda de cambio en una parte significativa de las entidades gubernamentales; por otra, porque las dimensiones adquiridas por el Capital, así como la maniobrabilidad que sus gestores han desarrollado (o mejor dicho, han sabido imponer) en función de su poder, escapa al control de unos países que con respecto al mismo se han convertido en gnomos.

    A este respecto saco a colación un pasaje que inmortalizó el inolvidable Ortega. Se refiere a aquel gitano que se fue a confesar; pero el cura, precavido, comenzó por preguntarle si sabía los mandamientos. A lo que el gitano contestó. Misté padre; yo loh iba aprendé, pero he oido un run run que lohs iban a quitá. ¿No es ésta la situación presente en el mundo? Corre el run run de que ya no rigen los mandamientos… (fin de la cita)

    O lo que viene a ser lo mismo, la moral, la ética y la estética, no digo que estén en entredicho; digo que resultan antiguallas en unas sociedades en las que todo vale. El progreso está fundamentado en la existencia de una evolución; pero cuando esta evolución conlleva la dejación de todos los valores que consuetudinariamente le hemos venido otorgando al progreso, el progreso deviene involución. Es lo que hemos estado viendo en los últimos treinta años. Después de un largo período en el que, merced a unas políticas sociales se mejoraron substancialmente las confrontaciones entre las empresas y los asalariados, surgieron unos iluminados que postularon el retorno de aquel laissez-faire que fue el mascarón de proa de la vieja revolución industrial. El resultado ha sido el que estamos padeciendo. La libertad se ha convertido en patrimonio de aquéllos que pudieran imponerla. Y ésta no se impone. Se consigue teniendo en cuenta la libertad de los demás. No es por tanto de extrañar que como consecuencia de un neoliberalismo que ha llegado incluso a subvertir los poderes del Estado (y que al mismo tiempo demanda de éste la protección de lo que en ellas se ha conseguido), el hombre haya dejado de creer en sus políticos, en su modelo económico-social y en función de la propia degradación de los valores, hasta en su propia capacidad para desembarazarse de las secuelas que él mismo acostumbra generar. Así no es que sea difícil vivir en sociedad; así es que la sociedad ha dejado de existir.
    de Gregorio

  20. Lo del 17 y 16 de Julio debe estar mal, lo del corta y pega tiene esos inconvenientes a veces, por lo que hay que repasarlo.
    A lo que iba, cuando se dice un rédito es anual, por ejemplo 5% anual, entonces la Tasa Anual Equivalente en la mayoría de los casos debe coincidir con el rédito, a no ser que se diga, p.e. 5% mensual, que ya es decir. ¿Hay alguna fórmula facilita para convertir un rédito que no sea anual en TAE?
    Gracias

  21. Sólo quería comentar que me ha parecido el análisis realizado, una verdad incuestionable y muy interesante. No poseo aún conocimientos económicos para analizar ya que ahora mismo entraré en la universidad para estudiar economía, pero de la manera que el señor Francisco lo expone es totalmente entendible. Doy gracias por ello.
    Un saludo,
    Un estudiante de 18 años.

  22. Sólo quería comentar que me ha parecido el análisis realizado, una verdad incuestionable y muy interesante. No poseo aún conocimientos económicos para analizar ya que ahora mismo entraré en la universidad para estudiar economía, pero de la manera que el señor Francisco lo expone es totalmente entendible. Doy gracias por ello.
    Un saludo,
    Un estudiante de 18 años.

  23. Se trata de darle al dinero una funcionalidad adecuada a su fin: facilitar la circulación de bienes, su intercambio, y satisfacer las necesidades de las personas, sin traumas ni especulaciones interesadas.

    Facilitaría la implantación del salario social, y en cuanto al tema del AHORRO, que muchos consideran desaparecería, al tener el dinero una fecha de caducidad, no sería necesariamente así, ya que el ahorro o previsión se obtendría en base a la reserva de bienes reales, como oro, materiales imperecederos, etc.

    No hay que olvidar que los vaivenes de la economía actual han dejado sumidos en la ruina aquellos que tenían sus reservas en dinero, que de pronto se vio desprovisto de valor.

    Y aun así (dificultades para constituir una reserva personal) el estado podría garantizar de forma perpetua el pago de pensiones suficientes para las personas en general.

    El sistema funcionaría de forma que el Estado pusiera en circulación el dinero suficiente para que las personas dispusieran de recursos financieros para atender sus necesidades.

    Tradicionalmente ya era así, cuando los estados, tenían el monopolio de emitir moneda, pero recupera la misma a base de los impuestos, con lo que el dinero se ponía de nuevo en circulación, para dinamizar la economía.

    Si el dinero caduca, cumplido su plazo, su destino es volver al Estado: en forma de impuestos (para eso se podría utilizar dinero caducado) o desapareciendo de la circulación, con lo que dejaría disponible importes para ser puestos de nuevo en circulación.

    Quizá incluso se pudiese abolir el pago de impuestos, controlando entonces el dinero caducado, que podría ser “cambiado” por nuevo dinero, cuando su poseedor acreditase fuese “dinero” necesario para el mantenimiento de su actividad, a la hora de proveer mercancías o pagar salarios.

    Las posibilidades son inmensas, y creo que habría que experimentar y simular situaciones, para sacar conclusiones más válidas.

    No nos olvidemos de experiencias ya realizadas, en diversas zonas de Europa y EE.UU., con moneda local, o provisional,.que al parecer está funcionando con muy buenos resultados.

  24. Se trata de darle al dinero una funcionalidad adecuada a su fin: facilitar la circulación de bienes, su intercambio, y satisfacer las necesidades de las personas, sin traumas ni especulaciones interesadas.

    Facilitaría la implantación del salario social, y en cuanto al tema del AHORRO, que muchos consideran desaparecería, al tener el dinero una fecha de caducidad, no sería necesariamente así, ya que el ahorro o previsión se obtendría en base a la reserva de bienes reales, como oro, materiales imperecederos, etc.

    No hay que olvidar que los vaivenes de la economía actual han dejado sumidos en la ruina aquellos que tenían sus reservas en dinero, que de pronto se vio desprovisto de valor.

    Y aun así (dificultades para constituir una reserva personal) el estado podría garantizar de forma perpetua el pago de pensiones suficientes para las personas en general.

    El sistema funcionaría de forma que el Estado pusiera en circulación el dinero suficiente para que las personas dispusieran de recursos financieros para atender sus necesidades.

    Tradicionalmente ya era así, cuando los estados, tenían el monopolio de emitir moneda, pero recupera la misma a base de los impuestos, con lo que el dinero se ponía de nuevo en circulación, para dinamizar la economía.

    Si el dinero caduca, cumplido su plazo, su destino es volver al Estado: en forma de impuestos (para eso se podría utilizar dinero caducado) o desapareciendo de la circulación, con lo que dejaría disponible importes para ser puestos de nuevo en circulación.

    Quizá incluso se pudiese abolir el pago de impuestos, controlando entonces el dinero caducado, que podría ser “cambiado” por nuevo dinero, cuando su poseedor acreditase fuese “dinero” necesario para el mantenimiento de su actividad, a la hora de proveer mercancías o pagar salarios.

    Las posibilidades son inmensas, y creo que habría que experimentar y simular situaciones, para sacar conclusiones más válidas.

    No nos olvidemos de experiencias ya realizadas, en diversas zonas de Europa y EE.UU., con moneda local, o provisional,.que al parecer está funcionando con muy buenos resultados.

  25. A Paco Álvarez lo tengo muy oído por RNE, pero últimamente no me “coincide” demasiado hacerlo… Creo que es, si no la única, una de las pocas voces que se oye en la radio diciendo verdades que todo el sistema trata de disimular u ocultar…

    El lo que el dice: falta una ALTERNATIVA al sistema llamado NEOLIBERAL, por lo que, teniendo en cuenta la actitud de los políticos que toman las decisiones al pié de la letra de unas entidades prostituidas respecto a sus objetivos fundacionales (lo mismo ha pasado con las Cajas) será muy difícil que las cosas cambien.

    Personalmente, y desde mi ignorancia, creo que habría medidas, relativamente sencillas, que servirían para alterar la correlación de fuerzas, en esta “guerra”.

    Lo primero, definir el dinero: Después de tantos cambios, nunca ha tenido tanto poder, precisamente cuando menos vale: No tiene más respaldo que unos conceptos especulativos, carentes de sentido.

    Hay que limitarlo a su única utilidad aceptable (instrumento para favorecer el intercambio de bienes) suprimiéndolo como elemento de medida en las transacciones económico-financieras.

    ¿Que vale el dinero?… El valor está en los bienes que se intercambian, no en el instrumento de cambio. Es como si se valorasen los productos por el envoltorio que los contenga…

    Sólo tenemos que fijarnos en dos aspectos que nadie menciona, pero que sirven para entender lo aleatorio e inútil de los conceptos que se le aplican:

    1º El volumen de moneda falsa que circula por el mundo, sin que ello signifique ningún problema.
    2º El cambio de pesetas en EUROS…

    Es de suponer que la emisión de EUROS, serían suficientes para recoger TODAS las pesetas. Pero evidentemente, el dinero destruido o perdido, o “reservado” en colecciones, será una cifra astronómica de EUROS no cambiados…

    Para suponer que ha sido así, tengo dos datos: 1º primero, que esas cifras no se conocen. Se trata de un “secreto de estado”.

    2º Segundo, el superávit que precisamente a raíz del cambio, experimentó la economía del estado, sin causas aparentes para ello.

    Tuve las experiencia de tener accidental acceso a las cifras reales de la contabilidad de un Ministerio, y ver como el importe final cambiaba drásticamente. Una llamada “de alto nivel” lo hizo posible.

    La contabilidad está diseñada para obtener cualquier resultado, y se programa y corrige al margen de las realidades…

    Por eso, me parece que es necesario atacar a la raíz del problema, que gira en torno a las entidades financieras que ostentan el poder sin necesidad de referéndum o votaciones democráticas.

    Son muchas las voces que piden la “nacionalización” de la Banca (en la que habría que incluir a las bolsas y entidades de vigilancia) y que es, por supuesto, un camino que podría paliar muchas de las dificultades.

    Pero aún sin llegar a esa nacionalización, la mejor medida sería la nacionalizar el DINERO. Es decir, que solo el Estado tuviera el poder de emitir moneda, su gestión y cesión en crédito, con un sistema distinto de los intereses progresivos y acumulativos.

    Ya, en otro momento, me atreví a plantearle a Francisco Álvarez, una alternativa: Dinero con fecha de caducidad… Fué tajante en su respuesta: Eso no sería viable, pero creo que ante la simpleza de la idea, la respuesta estaba condicionada por la perspectiva de la situación actual.

    No tuve oportunidad de explicar mi idea, para liberar la economía de la servidumbre actual, sometida a los Santones y Profetas del Sacro Santo Imperio del Dinero cotizado en Bolsa…

    Pero para explicarme quizá debiera escribir un libro, y no es el lugar. En otro foro se abrió un debate, en el que se iban contestando las distintas dudas respecto a los “problemas” que esta propuesta parece tener…

    A ese foro le perdí la pista …

    Ya no tengo más espacio. Alguien tendrá que proponer un esquema que permita irlo rellenando para construir un sólido edificio para resistir los embates de los especuladores.

    Miguel A. Quinteiro
    669781006
    maqmaq@gmail.com

  26. A Paco Álvarez lo tengo muy oído por RNE, pero últimamente no me “coincide” demasiado hacerlo… Creo que es, si no la única, una de las pocas voces que se oye en la radio diciendo verdades que todo el sistema trata de disimular u ocultar…

    El lo que el dice: falta una ALTERNATIVA al sistema llamado NEOLIBERAL, por lo que, teniendo en cuenta la actitud de los políticos que toman las decisiones al pié de la letra de unas entidades prostituidas respecto a sus objetivos fundacionales (lo mismo ha pasado con las Cajas) será muy difícil que las cosas cambien.

    Personalmente, y desde mi ignorancia, creo que habría medidas, relativamente sencillas, que servirían para alterar la correlación de fuerzas, en esta “guerra”.

    Lo primero, definir el dinero: Después de tantos cambios, nunca ha tenido tanto poder, precisamente cuando menos vale: No tiene más respaldo que unos conceptos especulativos, carentes de sentido.

    Hay que limitarlo a su única utilidad aceptable (instrumento para favorecer el intercambio de bienes) suprimiéndolo como elemento de medida en las transacciones económico-financieras.

    ¿Que vale el dinero?… El valor está en los bienes que se intercambian, no en el instrumento de cambio. Es como si se valorasen los productos por el envoltorio que los contenga…

    Sólo tenemos que fijarnos en dos aspectos que nadie menciona, pero que sirven para entender lo aleatorio e inútil de los conceptos que se le aplican:

    1º El volumen de moneda falsa que circula por el mundo, sin que ello signifique ningún problema.
    2º El cambio de pesetas en EUROS…

    Es de suponer que la emisión de EUROS, serían suficientes para recoger TODAS las pesetas. Pero evidentemente, el dinero destruido o perdido, o “reservado” en colecciones, será una cifra astronómica de EUROS no cambiados…

    Para suponer que ha sido así, tengo dos datos: 1º primero, que esas cifras no se conocen. Se trata de un “secreto de estado”.

    2º Segundo, el superávit que precisamente a raíz del cambio, experimentó la economía del estado, sin causas aparentes para ello.

    Tuve las experiencia de tener accidental acceso a las cifras reales de la contabilidad de un Ministerio, y ver como el importe final cambiaba drásticamente. Una llamada “de alto nivel” lo hizo posible.

    La contabilidad está diseñada para obtener cualquier resultado, y se programa y corrige al margen de las realidades…

    Por eso, me parece que es necesario atacar a la raíz del problema, que gira en torno a las entidades financieras que ostentan el poder sin necesidad de referéndum o votaciones democráticas.

    Son muchas las voces que piden la “nacionalización” de la Banca (en la que habría que incluir a las bolsas y entidades de vigilancia) y que es, por supuesto, un camino que podría paliar muchas de las dificultades.

    Pero aún sin llegar a esa nacionalización, la mejor medida sería la nacionalizar el DINERO. Es decir, que solo el Estado tuviera el poder de emitir moneda, su gestión y cesión en crédito, con un sistema distinto de los intereses progresivos y acumulativos.

    Ya, en otro momento, me atreví a plantearle a Francisco Álvarez, una alternativa: Dinero con fecha de caducidad… Fué tajante en su respuesta: Eso no sería viable, pero creo que ante la simpleza de la idea, la respuesta estaba condicionada por la perspectiva de la situación actual.

    No tuve oportunidad de explicar mi idea, para liberar la economía de la servidumbre actual, sometida a los Santones y Profetas del Sacro Santo Imperio del Dinero cotizado en Bolsa…

    Pero para explicarme quizá debiera escribir un libro, y no es el lugar. En otro foro se abrió un debate, en el que se iban contestando las distintas dudas respecto a los “problemas” que esta propuesta parece tener…

    A ese foro le perdí la pista …

    Ya no tengo más espacio. Alguien tendrá que proponer un esquema que permita irlo rellenando para construir un sólido edificio para resistir los embates de los especuladores.

    Miguel A. Quinteiro
    669781006
    maqmaq@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.