La bolsa y la Vida

Bitácora de divulgación de la cultura financiera y bursátil

¿Es un delito pedir una auditoría ciudadana de la deuda pública?

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua un delito  es, en su primera acepción, una culpa o un quebrantamiento de la ley y, en su segunda acepción, una acción o cosa reproblable. En función de esta definición, y según el gobierno y sus acólitos, solicitar que se haga una auditoría de la deuda pública es casi un delito…¿Tendrán miedo de que se descubra algo? ¿No se les llena la boca últimamente con la palabra “transparencia”?…pues pasemos de las palabras a los actos, simplemente porque  toda la deuda pública, y una parte de la privada, la paga la ciudadanía, luego no parece nada subversivo, ni antisistema, ni revolucionario, que los que pagan sean actores de una auditoría sobre lo que pagan.

Vamos a dar algunas cifras. En el año 2007 la deuda pública española  era de 382.000 millones de euros (8.443 euros por habitante, incluyendo a los recién nacidos), y en el primer semestre de 2014 dicha deuda es de 1 billón de euros (20.383 euros por habitante), un millón de millones, es decir que en 7 años hemos multiplicado por 2,5 la deuda pública…al mismo tiempo que se recortaban los presupuestos de sanidad y de educación, entre otros…¿Es lícito que, en función de estos datos, la ciudadanía exija una auditoría para comprender lo que ha pasado? ¿En qué se han utilizado tantos miles de millones de dinero público? ¿Quién ha comprado la deuda? ¿Debemos pagarla toda?. Hay que responder a estas preguntas.

En lo que concierne los intereses que cobran los que compran deuda pública hay que saber que en el 2007 pagamos 14.538 millones de euros de intereses…y en 2014 vamos a pagar 36.590 millones…lo que es lógico, es decir que se repite el factor 2,5 veces más.

Dicho lo anterior el gobierno y sus acólitos se jactan de que la famosa prima de riesgo ha bajado. Es cierto…pero que no se apunten el tanto porque si esto ha sido así es porque el Banco Central Europeo anunció hace ahora un año que estaba dispuesto a comprar toda la deuda pública que fuese necesaria…y los que compraban deuda pública sabían que si la amenaza se materializaba la rentabilidad iba a bajar. Además, “hay truco”, es decir que no nos dicen toda la verdad cuando nos quieren hacer creer que pagamos menos. Vamos a hacer esta vez un poco de matemáticas. Si prestamos 100 euros al 5%, el que recibe los 100 euros pagará 5 euros de intereses, y si le prestamos 250 euros al 2% pagará también 5 euros. Dado que la deuda se ha multiplicado por 2,5 los intereses que pagamos son más o menos los mismos. Decimos más o menos porque es cierto que toda la deuda no se emite al mismo tiempo, pero creemos que el ejemplo que hemos dado ilustra que tampoco hay que “echar las campanas al vuelo”.

Pero ya que hemos citado al BCE nos parece oportuno recordar dos cosas. La primera es que el dinero que presta el BCE es dinero público que aportan con nuestros impuestos los países que comparten el euro. Es curioso, pero una gran parte de la ciudadanía no lo sabe. La segunda es que el BCE, según el tratado de Lisboa, no puede prestar dinero a los países que comparten el euro, aunque esto último habría que matizarlo porque existe un artículo en los estatutos del BCE que le permitiría prestar dinero a entidades crediticias públicas como son, por ejemplo, el ICO o el Banco Europeo de Inversiones. Dicho esto la realidad es que el BCE presta dinero público a los bancos privados, desde hace poco al 0,5%…y los bancos privados compran deuda pública, con dinero público, llevándose la diferencia de intereses por muy baja que sea la prima de riesgo. CON DINERO PÚBLICO…esto hay que ponerlo en mayúsculas. ¿Qué pasaría si el BCE, directamente, hubiese prestado dinero a los países que comparten el euro?…Pues muy simple, el estado español se hubiese ahorrado 103.000 millones de euros  de los intereses pagados entre el año 2007 y el 2013…y no hubiese habido necesidad de hacer recortes, puesto  que dicha cantidad es muy superior a los millones recortados en sanidad, educación, y otros aspectos sociales. Confesamos que esta realidad es difícil de digerir…por no decir otra cosa…

Aconsejamos acceder a  Auditoría ciudadana, y para los que comprendan el francés a Aterres.org, web de los economistas aterrados franceses cuyo manifiesto ha sido traducido al castellano. En dicho manifiesto se desmontan, con una claridad meridiana, todas las mentiras que se cuentan para justificar lo injustificable con respecto a la situación económica en la que nos encontramos.

Para terminar nos parece oportuno hacer referencia a dos recientes declaraciones de Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional. Esta ilustre señora ha dicho que, tras los análisis realizados por el FMI considera que los bancos europeos no tienen aún la suficiente solvencia para poder prestar “normalmente” dinero a las empresas, particularmente a la Pymes, y que hay que empezar a pensar en hacer “quitas” sobre la deuda pública que tienen algunos países…Hacer “quitas” significa claramente no pagar una parte de la deuda…¿En función de qué criterios dice esto la señora Lagarde?…¿No será porque el FMI ha llegado a la conclusión de que rembolsar toda la deuda NO es legítimo?…Pues eso…Hagamos una auditoría de la deuda pública.

Buenas noches y buena suerte.

 

11 COMENTARIOS

  1. Sin conocimientos en economía, mi intuición me dice que la deuda pública mundial , en general, es consecuencia de una estafa piramidal no se si abierta o cerrada del capitalismo global. Agravada las consecuencias porque los estafados además de poder la inversión han de pagar la banca rota restituyendo el capital defraudado.
    En consecuencia una auditoria imparcial pondría claro la estafa y la puesta en cuestión de sistema.

  2. En eso estamos todos los que te seguimos. Por supuesto que no es un delito. Por mi parte, estoy afiliado a Podemos y desde aquí intento que este y otros asuntos, salgan a delante si esta formación llega al poder. Y si no llega, hare lo posobile para que esto se defienda de la manera efectiva posible. Un Abrazo

  3. En EE.UU. hay un grupo que se denomina The Story of Stuff Project que explican muy bien el origen de la deuda en los Estados Unidos. Un argumento más de por qué no hay que pagar la deudo ilegitima. Aquí podéis ver su vídeo http://youtu.be/G49q6uPcwY8

  4. Gracias Paco por esta labor de divulgación. Desde la asociación Dinero Positivo también queremos llamar la atención de la sociedad, para que el debate se centre sobre el gran punto central que es la creación y distribución del dinero, y para que todos sean conscientes del gran fraude del sistema actual.

    Nuestra propuesta, junto con un montón de partners internacionales, es que no sólo el BCE preste dinero directamente a los gobiernos, sino que los estados se doten de un mecanismo de creación de dinero libre de deuda. Es totalmente factible y grandes economistas lo apoyan, pero es inaudito que nadie hable de esto y ningún partido político lo trate. Sin embargo estamos todos centrados en los síntomas: paro, deshaucios, recortes, desigualdad, etc. Pero ningún paciente se ha curado atacando los síntomas en vez de la raíz del problema.

    • Buenas.

      Me gustaría saber si por “Dinero Positivo” se entiende lo siguiente (o yo lo entiendo mal) a saber:

      El España, deja de emitir deuda pública. Se acabó ir a financiarse donde los usureros. ¿Cuánta cantidad emitir? Supongo que el equivalente a la deuda que fuera necesaria para financiar nuestros servicio públicos.

      En sustitución de esa deuda, y para financiar sus servicios, el estado emite una moneda de curso legal -la peseta sin ir más lejos- pero con dos carácterísticas especiales respecto de la antigua peseta. A saber:

      La peseta tiene el mismo valor que el euro y el mismo fraccionamiento (para no hacernos lío) con su manejo: Una peseta = Un euro y las monedas de peseta igual: un céntimo, dos cinco, diez….etc. hasta el billete de 50 pesetas. No se emitirían ni de 100 ni de 200 ni de 500.

      La peseta NO ES convertible. Vale única y exclusivamente para vivir y gastar en España. y tiene (en los billetes) fecha de caducidad impresa claramente en su anversao y reverso. Habría que gastarla en ese tiempo. No sería una moneda de acumulación (de ahorro) y no se puede llevar -en consecuencia- a paraísos fiscales.

      Ventajas:

      No nos salimos del euro, que por lo demás habría que utilizar para pagar las importaciones. Petróleo por ejemplo = trataríamos de sustituirlo por energía propia

      Compraríamos con ella productos nacionales = los productores nacionales tendrían ventaja respecto de las importaciones.

      Se acabarían la deuda y los intereses.

      El único “problema para ponerla en marcha, es que la ciudadanía aceptara paulatinamente cobrar el 25% (pongamos) de su salario en esa nueva moneda.

      La forma más fácil de extenderla sería empezando por pagar el 25% de su salario a los nuevos empleados públicos que se podrían contratar. Esos mismos que ahora no cobran ni en euros ni e pesetas porque etán en el paro. Paulatinamente, todos tendríamos que ir aceptando la nueva moneda hasta que el conjunto de la población manejara el 25% de sus ingresos en esa nueva peseta. ¿hay álguien que prefiera no vender a cobrar en esa peseta?

      Inconvenientes:

      Si son realmente objetivos que alguno los explique.
      Si soalemnte se trata de falta de voluntad política, solamente hay que cambiar a los gobernantes ¿no?

      • Hola Jano, es difícil resumir nuestra propuesta aquí en 4 palabras, y por eso te sugeriría que te pases por nuestra web http://www.dineropositivo.es. En resumen, no proponemos salirnos del euro ni crear una nueva moneda, lo que proponemos es:

        1.- Que los bancos no puedan crear dinero. Actualmente el 97% del dinero lo crean los bancos cuando hacen préstamos. Es decir, prestan dinero que no tienen, y para eso lo ‘inventan del aire’. Esto tiene unas consecuencias muy perniciosas. Proponemos que el coeficiente de reserva de los bancos sea del 100%, quitándoles así la facultad de crear dinero.

        2.- Que el dinero lo cree un organismo público, neutral, democrático y transparente. No se creará en forma de deuda y por tanto no habrá que pagar intereses por él. ¿En qué cantidad?¿La necesaria para financiar al gobierno? NO. La cantidad apropiada para la economía, no para el gobierno. Se creará suficiente dinero para que no haya inflación ni deflación. Si con eso no llega para financiar el déficit, el gobierno tendrá que financiarse en el mercado.

        3.- Que el dinero creado llegue a la economía real y no a la financiera. Ese dinero podrá emplearse para financiar servicios básicos del Estado, para bajar los impuestos o para implantar una Renta Básica. O sea que llegará directamente a los ciudadanos.

        Estas propuestas son compartidas por muchas organizaciones de diferentes paises, que conformamos la red International Movement for Monetary Reform. Te animo a participar.

        • Buenas de nuevo.

          A ver si tengo un rato y participo desde mi ignorancia…

          Respecto de tu respuesta: El punto primero -y en cierta medida- los lo tengo claros, el problema sigo viéndolo en el punto segundo; Porque:

          a) ¿cómo crear llegar a ese organismo público democrático neutral y transparente? Se supone que en todos los paises (al menos del euro) tendríamos que hacer que coincidieran gobiernos dispuestos a imponer esas reglas (coeficiente de caja 100%) a la banca, así como crear ese organismo emisor y supervisor…no veo posible tal conjunción. Entiendo que tendría que ser un organismo a nivel suparanacional ¿no?. Si es así lo veo muy muy dificil.
          b) por otro lado. ¿si falta dinero financiarse en los mercados? eso de nuevo sería aceptar deuda pública…calificaciones de riesgo…lo que ya conocemos.

          La propuesta de la que hablo, no implica en niguna medida abandonar el euro, puesto que lo usaríamos en un 75%. Lo tendríamos que usar para pagar las importaciones, y en esa moneda cobraríamos las exportaciones…La gran diferencia, es que podría ser decisión de un solo gobierno en un solo país, y tampoco sería una medida destinada a “darle a la maquinita como los tontos” si no a financiar de forma rigurosa las necesidades de servicios públicos, sin el chantaje de los actuales mandamases de la deuda. Más aún: se trataría desde el principio de una medida temporal, de tal forma que el superávit de estado podría servir para ir retirando esa moneda provisional y sustituyendo esa masa monetaria retirada por euros. En definitiva: sacarse el yugo de la deuda publica financiada obligatoriamente en mercados trucados….

          Un saludo afectuoso.

          • Gracias por tu comentario Jano. Pones el dedo en la llaga en dos cuestiones difíciles de nuestra propuesta:

            a) La composición y funcionamiento del ‘organismo de emisión de dinero’, que en el caso de Europa podría ser el propio BCE, con un cambio de misión y funcionamiento claro está. Por un lado el organismo debe ser elegido por políticos, en representación de un sistema democrático, y debe ser transparente ante los ciudadanos en todas sus decisiones. Pero por otra parte debe ser suficientemente autónomo de los gobiernos como para tomar las decisiones que convienen a la economía y no al gobierno de turno. Este punto es crítico y debe ser analizado con mucho más detalle.

            b) La dificultad de la implantación del sistema. Efectivamente debería hacerse a nivel de toda la zona euro, por lo que es algo muy difícil encontrar los consensos necesarios. No sólo eso, sino que si esta propuesta va cogiendo peso y se debate en las alturas políticas, empezaremos a ver todo tipo de ataques provenientes de la gran banca, los grandes perjudicados en caso de aprobarse. Bueno, ya sabemos que no será un camino de rosas, pero pensamos que es factible, y que cuando la situación sea más insostenible la gente reclamará reformas.

            En cuanto a la deuda y el déficit, eso es otra cuestión completamente diferente. El ‘organo de emisión de dinero’ debe crear sólo la cantidad necesaria dependiendo del contexto económico, para mantener los precios y la inflación estables. Al margen de eso, si un gobierno quiere gastar más dinero del que tiene, puede subir impuestos o pedir prestado acumulando deuda. En cualquier caso es algo de administración interna de un país y no tiene nada que ver con la política monetaria. Nuestra propuesta de dinero soberano puede contribuir a la disminución de la deuda, pero no la eliminará si el gobierno (y la sociedad, no lo olvidemos) no quiere.

            Respecto a tu propuesta, si consiste como creo haber entendido en crear una ‘peseta’ con valor equivalente al euro, y luego empezar a fabricar pesetas a montones, lo siento pero no la veo viable. Primero no creo que fuese autorizada por Europa, pero además pronto comenzaría su devaluación. Los ciudadanos no la aceptarían, en las tiendas los productos comprados con pesetas valdrían más, y como en todos los países que manejan dos monedas, habría un cambio ‘oficial’ y otro ‘de mercado’ o clandestino, muy superior.

            Seguro que tu propuesta merece una presentación y un análisis más profundo, pero en primera instancia y con todo respeto yo no la veo viable.

            Un abrazo.

  5. Ojalá se pudiera hacer una auditaría de la deuda pública,pero lo veo muy lejos ya que todo lo que está apareciendo:ocultación de dinero en paraísos fiscales,uso irresponsable de tarjetas en Cajas de ahorro,puertas giratorias para todos los responsables de anteriores tropelías,anteriores representantes sindicales y de gobierno…….nos dice que no hay mucha prisa por las cosas importantes,ni por meter en la cárcel a quien hay que meter,ni de recuperar una línea ética prioritaria para creer en quienes nos gobiernan las diversas instituciones.

  6. respondiendo a la pregunta sobre las quitas, a mi me parece que lo que ha ocurrido es que se ha dado cuenta de que es imposible que algunos países paguen la deuda emitida… Aunque esto nos lo podía haber dicho en 2012 y llevaríamos dos años de ventaja. A ver que dice Frau Merkel.

Responder a Rafael Díaz Fandos Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.