La lógica del descrédito

Hemos comentando en numerosas ocasiones en “La bolsa y la Vida” la falta de lógica en las decisiones y actuaciones que durante la crisis han tomado los organismos internacionales, los gestores de las entidades financieras y los responsables políticos. Esa falta de lógica ha sumido en el descrédito a dichos actores, fundamentales en el sistema político y económico en el que vivimos.


Hemos podido escuchar esta semana al Sr. Martínez Pujalte, portavoz del PP en la Comisión de Economía en el Congreso, decir que la dación en pago facilitaría que los que no paguen una hipoteca pudieran comprarse luego otra casa. Dichas palabra se comentan por si solas… y no hacen más que profundizan en el descrédito que los políticos tienen ante los ciudadanos. 


Por otro lado, vemos como día tras días, las “lógicas” previsiones sobre la evolución de los datos macroeconómicos del año actual, y de los que están por venir, son puestas en cuestión por los mismos organismos que la emitieron. O que las “lógicas” previsiones del Gobierno español son echadas por tierra a los pocos días de producirse por los organismos internacionales que conforman la “troika” que dicta las políticas económicas y sociales en la Unión Europea: Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional. Pero “lógicamente” nadie asume responsabilidades de los errores o manipulaciones en la previsiones. De nuevo, el descrédito de los que nos gobiernan queda patente.


Venimos insistiendo desde hace años que la venta de participaciones preferentes y obligaciones subordinadas a pequeños ahorradores se realizó bajo engaño y ha sido una estafa generalizada. Hemos sido acusados de todo, pero el tiempo pone a cada cual en su lugar. Es lógico que los afectados exijan la devolución del dinero que les fue robado y lo que es “ilógico” es que el PP y el PSOE, manchados ambos por el escándalo que fomentaron y consintieron, pretendan enterrar el asunto favoreciendo a las entidades financieras que realizaron esas malas prácticas y perjudicando a los afectados. Más descrédito para los que deberían defender el bien público frente al de las entidades privadas.


En el “Diccionario de Términos Financieros” nos referiremos al concepto arbitraje.


Finalizaremos recomendándoles la lectura de “El país de los sueños. Manual de autoayuda para una nación atemorizada” que la Editorial Aire acaba de publicar en español. Aunque su edición inicial es del 2007 es muy interesante para conocer lo sucedido en Islandia y de lo que tan poco se habla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.