ECONOMÍA, ECONOMÍA…Y MÁS ECONOMÍA

Respetados seguidores de esta web, creemos que es fácil constatar que toda la actualidad que nos rodea está basada en la palabra “economía”, palabra en la que están implícitos, vaya usted a saber por qué, únicamente aspectos como la evolución de los mercados financieros, la deuda pública o privada, el PIB, el déficit de los estados…etc, etc. Las portadas de los periódicos, los titulares de los telediarios o de las radios, y el tiempo dedicado en las tertulias, son pruebas fehacientes del machaque al que se somete a la ciudadanía abordando constantemente y prioritariamente los temas relacionados con la economía…siempre por el lado de “la pasta”…pero ¿Es eso “la economía”?…¿Sólo “la pasta”?.

La palabra economía viene del griego y significa “la administración de la casa”. Si nos referimos a las culturas orientales podemos verificar que se utiliza la palabra economía como “gestionar el mundo para satisfacer al pueblo”. Y si consultamos el diccionario de la Real Academia de la Lengua nos encontramos con lo siguiente en sus tres primeras acepciones:

  • 1. f. Administración eficaz y razonable de los bienes.
  • 2. f. Conjunto de bienes y actividades que integran la riqueza de una colectividad o un individuo.
  • 3. f. Ciencia que estudia los métodos más eficaces para satisfacer las necesidades humanas materiales, mediante el empleo de bienes escasos.

Parece pues evidente que la economía no es solo dinero, aunque los que defienden el modelo económico vigente nos hayan educado y sigan, erre que erre, machacándonos con el lema “economía = dinero”. Administrar la casa, administrar los bienes, gestionar el mundo para satisfacer al pueblo, satisfacer las necesidades humanas materiales con bienes escasos…etc, es mucho más que dinero. Valga como demostración adicional lo que dice la Real Academia de la Lengua sobre la palabra “administrar”: gobernar, dirigir, ejercer la autoridad, ordenar, u organizar.

Una casa es una familia, y administrar una familia es pues tener en cuenta todo lo que una familia necesita…que no es sólo dinero, y satisfacer al pueblo va mucho más allá del PIB, del déficit, de la deuda…o del comportamiento de los mercados financieros. Sin embargo la dinámica informativa diaria quiere llevarnos a que nos concentremos constantemente  en el necesario crecimiento económico. Nos han metido en las meninges que un país que no crece, económicamente hablando, es un país fracasado. Nos han metido en las meninges que una empresa que no tiene más beneficios este año que el año pasado es una empresa fracasada. Nos han metido en las meninges que tenemos que aplaudir y admirar a los países que “crecen”, sin que analicemos si dichos países son democracias o dictaduras, racistas o no,  sin que analicemos si en dichos países se discrimina  a las mujeres, o se explota a la ciudadanía.  Pasa lo mismo con las empresas. Nos han metido en las meninges que las empresas tienen que crecer, independientemente de que dichas empresas crezcan pagando una miseria a sus trabajadores, utilizando mano de obra infantil…o envenenando el medio ambiente.

¿Es posible deshacernos del veneno que se nos ha inoculado, y se nos inocula todos los días, con respecto a la economía?.  SÍ, ES POSIBLE. ¿Cómo?. Mirando a nuestro alrededor y buscando lo que podemos hacer en nuestro entorno próximo. Existen hoy en día centenas de iniciativas en las que podemos colaborar para que nuestro entorno próximo mejore. Lo poco que podamos aportar a nuestro entorno próximo es más positivo y gratificante que dejarnos llevar por las noticias económicas que nos invaden. Colaborar con iniciativas de nuestro entorno próximo dará lugar a colaborar con otros entornos menos próximos que están haciendo lo mismo y así, podremos construir un modelo económico con rostro humano.

En lo que concierne los que participamos en la elaboración de esta web vamos a seguir dando nuestra opinión sobre los eventos que nos parezcan relevantes, “según nuestro latido”, aclarando conceptos económico-financieros, y dando ejemplos concretos de iniciativas existentes que pueden ser utilizadas para apoyarlas o replicarlas.

Terminamos hoy con una frase de Einstein que ya hemos utilizado, pero que creemos que es necesario repetir: “El mundo no será destruido por los que hacen el mal…sino por aquellos que les miran sin hacer nada”.

Buenas noches…y buena suerte

Paco Álvarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.